CHUPARSE LOS DEDOS EN UN MARCO INOLVIDABLE

LA TRASTIENDA NO VERBAL DE LOS NEGOCIOS
marzo 24, 2017
DEL AUGE A LA VULGARIDAD
marzo 28, 2017
Show all

CHUPARSE LOS DEDOS EN UN MARCO INOLVIDABLE

Por Álvaro Morales

Si los atractivos históricos, patrimoniales y culturales de Garachico son motivos de sobra no ya para una prolongada visita, sino casi para vivir en este agraciado rincón de Tenerife, disfrutar de su rica, variada y sorprendente gastronomía en el casco y los distintos barrios resulta igual de marcador. De las delicias del mar con numerosos restaurantes especializados en pescados, mariscos o arroces en la zona céntrica, en Las Cruces, El Guincho o La Caleta de Interián, a los genéricos, los centrados en carnes y comida casera, sin olvidar las célebres pizzerías del casco, los muchos bares con apetitosas tapas y los locales con platos canarios o con una oferta más selecta y de comida de diseño. El listado es inmenso. Si se viene desde Icod, el barrio de El Guincho cuenta con dos restaurantes especializados en pescados que bien merecen una parada: La Cofradía del Mar y El Drago, en la vía principal, le harán repetir. En el casco, la oferta es casi interminable: en la avenida principal, nos encontramos con Las Barandas y el guachinche La Cueva, muy cerca del campo de fútbol; luego viene los selectos Ardeola, El Caletón, Cañadas de Garachico, La Almena de San Miguel, Miramar, Pizerría Bacco, La Cofradía del Mar II o Las Cucharitas, con variados menús. En la céntrica calle Esteban de Ponte, destacan la pizerría Rugantino, el restaurante Casa Gaspar, la Taskita de Eduardo, el Anturium, Rocamar o Jardines de Franchi. En la Pérez Zamora, nos encontramos con Los Pinos y El Tanganazo, más centrados en carnes y comidas caseras, así como la Cofradía de Pescadores San Roque Isla Baja en la travesía Guía de Isora. Más cerca de entorno de la plaza principal, se halla el Mirador de Garachico, el Bodegón Casa Juan, el célebre restaurante Arístides, especializado en pescado, y el no menos conocido La Perla, también centrado en los frutos del mar. Yendo hacia la Isla Baja, en el barrio de Las Cruces, pero sin salir de la carretera general, nos topamos con el conocido restaurante de pescado El Trasmallo, luego con el Brisas de Teno y ya en el barrio pesquero de La Caleta de Interián, con el Casa Floro, Padules y San Andrés y con El Patio de Interián. Si subimos a la zona alta por Las Cruces y el acantilado de La Culata, nos encontraremos con el restaurante Mirador de Garachico, de grandes vistas y variada oferta, y, pasado San Juan del Reparo, con una arepera en Genovés. Una enorme y rica oferta para chuparse los dedos en un entorno inmejorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *